Regla financiera 70/20/10

La regla financiera 70 – 20 – 10 es una de las más conocidas en el mundo financiero y a continuación vamos a explicarla y detallarla.

Esta regla la extraje del libro “El hombre más rico de Babilonia” de G. Clason. Es un libro muy interesante y un clásico financieramente hablando, sin duda una de las mejores opciones para introducirse en el mundo de la educación financiera.

Clason nos muestra cómo hemos de administrar los ingresos para poder salir de las deudas y cómo empezar a ahorrar e invertir poco a poco, para salir del bucle negro y sin fin de la situación de déficit.

Re-administración de ingresos

Las personas siempre tendemos a adaptar los gastos al nivel de ingresos que disponemos.

Esto quiere decir, que si en una unidad familiar entran 1000€ de ingresos estables al mes, y recibe un aumento del 10% y pasan a recibir un flujo de 1100€, al 99%, la familia automáticamente pasará de gastar al mes 1000€ a 1100€, es decir, sus gastos aumentarán 100€ sin darse cuenta, en lugar de ahorrarlo.

Si tomamos esto de una visión más genealizada, podemos afirmar, que de normal, los gastos se adaptan al nivel de ingresos que disponemos, tenemos a gastar TODO lo que tenemos, sin pararse a ahorrar.

Por este motivo, hemos de re-administrar y distribuir los ingresos que tenemos en el 70% – 20% – 10% para re-adaptar nuestros gastos.

70% de Ingresos

El primer bloque será el del 70% de los ingresos.

Con esta cantidad de dinero tenemos que adaptar todos los gastos de nuestro día a día. Cuando me refiero a todos, quieren decir… TODOS.

Aquí incluimos desde el alquiler, hasta la camiseta que quieres, una cena con los amigos, un cambio de ruedas… TODO.

Este es el capital que tienes para gastar a lo largo del mes. Parece un disparate, pero al final el ser humano se adapta al cambio.

Tocará abrocharse el cinturón, valorar bien qué queremos y qué necesitamos, y lo que podemos prescindir de ello.

Es muy importante que respetemos estas proporciones para poder salir de la situación en la que nos encontramos de deudas y poder empezar a invertir lo antes posible.

20% de Ingresos

Este apartado es el más importante. Este 20% de los ingresos es el que destinaremos a SANEAR las deudas.

Todos los meses, en lugar de adquirir más deudas, vamos a ir saneándolas poco a poco. Un 20% del flujo de dinero que tenemos, vamos a destinarlo a ir saldando deudas, para así con el tiempo, disponer de más capital para el ahorro y la inversión.

Lógicamente, cuanto antes empecemos, antes acabaremos de liquidar las deudas.

Algo MUY IMPORTANTE, es no adquirir una deuda para saldar otra, evidentemente… A partir de ya mismo, vamos a dejar de adquirir deudas, y vamos a empezar a pagar y a saldarlas.

Veremos como al final nos adaptamos a estos porcentajes y las deudas poco a poco se van a ir cerrando, y la bola de nieve de deudas van a ir cerrándose poco a poco. Merece la pena vivir apretados unos años, que toda la vida…

Una vez estemos libres de déficits, este 20% lo destinaremos a la inversión, y pondremos a trabajar el dinero poco a poco para nosotros y nuestro capital aumentará considerablemente.

10% de Ingresos

Este 10% de Ingresos será para ahorrarlo. Supongo que si estás inmerso en deudas, no tendrás un colchón económico de respaldo, sino, no necesitarías la deuda…

Este apartado es para tener un fondo aparcado, parece poco, pero ese 10% al final de un año, supone un respaldo económico de seguridad, que más de una vez te va a salvar de tener que pedir más préstamos.

Es necesario y muy importante este ahorro, porque gracias a él vamos a dejar de adquirir más deudas y únicamente vamos a saldarla.

Si destinásemos el 30% a pagar deberes, si surgiera algún imprevisto gordo, deberíamos volver a endeudarnos, y sería un ciclo sin fin.

Aunque parezca que un 10% es poco, con el paso de los meses te motivará el ver crecer las arcas y tu cuenta bancaria, y esto conllevará más y más ahorro y una vida mucho más tranquila sabiendo que si pasa algo, tienes ese respaldo detrás que te va a ayudar en el caso de que lo necesites.

Lo importante es empezar

Parece una utopía, pero cuanto antes empieces y pongas en práctica lo que te comento, verás como tu vida cambia.

Es una carrera a largo plazo, pero tiene salida, y tu calidad de vida aumentará. Quizá tengas que dejar de lado lujos como el último móvil, o ropa de alta gama, pero NO es necesario, piensa que los ricos no aparentan ser ricos, en cambio los pobres si que quieren aparentar ser ricos y no llevar una vida acorde a sus posibilidades, y de ahí, todas sus deudas.

Cuando tengas todas tus deudas saldadas, mantén esta filosofía de vida, y empieza a invertir ese 20% y verás como tu vida ya cambia definitivamente.

Mucho ánimo, y vamos a cambiar el rumbo de nuestras vidas con esta antigua estrategia financiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *